novok®

MARCH

Neutralizador de formaldehído

novok® es una solución acuosa patentada (Patente número 102018000002334) que oxida rápidamente las moléculas de formaldehído al inmediato contacto sin dejar residuos.

Los procedimientos y los productos ordinarios de limpieza no pueden garantizar una descontaminación apropriada de las superficies contaminadas después de un derrame accidental: per eso, el residuo de formol no tratado seguirá liberando moléculas de formaldehído al medio ambiente circundante. 

Por el contrario, novok® permite al equipo sanitario alcanzar un alto nivel de descontaminación dentro del lugar de trabajo cada vez que sea necesario. Se recomienda añadir novok® a los procedimientos de limpieza ordinarios, con el fin de tener un lugar de trabajo más seguro y una exposición mínima a la substancia peligrosa.

El reto de la seguridad en las estructuras sanitarias

Todos los días, el personal de hospitales maneja cantidades considerables de formol durante las horas de trabajo. Como consecuencia de los flujos de trabajo muy apresurados y estresantes, los derrames accidentales de formol ocurren con más frecuencia de lo que creemos y requieren una atención especial, un entrenamiento adecuado y una gama completa de soluciones para cubrir todo tipo de necesitades en materia de seguridad.

Los efectos nocivos de los vapores de formaldehído

La IARC (Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer) ha clasificado el formaldehído como “cancerígeno para los humanos” (substancia nociva en términos de “CMR” = Carcinógena, Mutágena y tóxica para la Reproducción). El formol, una solución acuosa de formaldehído, es actualmente el fijador más ampliamente utilizado en las anatomías patológicas y para el embalsamamiento. El formaldehído es una molécula muy ligera y altamente volátil: por eso, se evapora fácilmente en el aire cada vez que ocurre un derrames. La exposición aguda al formaldehído puede desencadenar muchos efectos nocivos de corto plazo: reacciones alérgicas, dificultad al respirar, crisis asmáticas, irritación respiratoria, cefaleas, irritación ocular, etcetera.

Los punto débiles de las soluciones actuales para el control de derrames

  • Los neutralizadores ordinarios de formaldehído no hacen efecto de inmediato.
  • La falta de soluciones contra la contaminación por formaldehído.

No es suficiente estar equipados con un kit de emergencia específico para el manejo de grandes derrames. Derrames minores pueden ocurrir todos los días. Los procedimientos ordinarios de limpieza no pueden remover completamente el residuo de formol: las superficies permanecerán contaminadas y seguirán liberando vapores de formaldehído al medio ambiente. Aunque la contaminación no es visible, se trata de una preocupación de seguridad.